IV Nafarroa Xtrem 2019 (33 km)

Como no podía ser de otra manera, un buen día en una carrera que -para mí- lo tiene todo y ya van 4 ediciones. Y cada año que pasa tiene más nivel, tanto en la organización como a nivel competitivo entre la gente que corre. Cada año más variedad de distancias, pruebas, modalidades, clasificaciones que hacen que el trabajo sea mayor, sin embargo siempre cumplen y con nota.

En este 2019, teníamos varias pruebas: la más corta, de 21 km (Aritzu – Zubiri) el sábado por la tarde, la NX33 que ya es un clásico con modalidad individal y por parejas, la distancia reina NX68 y la gran novedad: la combinada NX33+21, que consistía en correr por la mañana los 33 km y por la tarde la media maratón que une Aritzu y Zubiri.

He tenido la suerte de participar en las 4 ediciones de esta carrera (2 como voluntario y otras 2 como corredor), de las cuales en 3 ocasiones he realizado el recorrido de la NX 33, una de ellas como escoba y las otras dos compitiendo. Es un recorrido precioso que da opción a todo tipo de corredores: tramos de subida tendida y otros más empinados como la pala final que lleva a coronar el Adi o la subida a Zotalar, bajadas corribles que permiten apretar o tramos más técnicos como la bajada final tras el avituallamiento de Gurrutxaga.

NX 33
Perfil de la NX 33

LA CARRERA

Este año, la carrera salió muy rápida y en las primeras rampas hacia los rasos de Azegi, con un terreno un tanto complicado por el barro formado a causa de las lluvias de la semana, no terminaba de encontrar el ritmo y me pasaron muchos corredores y corredoras. No sabía si iban muy rápidos o yo muy lento y no hacía más que pensar que iba a ser un día de mucho sufrir… Me relajé bastante en los rasos de Azegi, para mí una de las zonas más bellas de la carrera, y me concentré en mi ritmo y en guardar fuerzas.

dsc6105
Concentración, nervios, risas… todo queda atrás tras la salida

Sin embargo, al salir del avituallamiento de Gurrutxaga (km 7,5) cogí muy bien el ritmo y fui cogiendo gente, hasta formar un grupo con otros 10 corredores que con un ritmo muy ameno cruzamos el hayedo – que está espectacular en estas fechas – hasta llegar a Lizartxipi, el segundo avituallamiento situado en el km 11 aproximadamente. Este es un tramo corrible de sube baja que se suele embarrar y con zonas de sendero a media ladera que lo hacen entretenido, pero es otro de los puntos más bonitos del recorrido.

A partir de Lizartxipi la cosa se pone interesante y el camino se empina cada vez más hasta abandonar el bosque y subir al Adi (1456 m), el punto más alto de la carrera. Seguí alcanzando corredores por las laderas del Adi, tapadas por la niebla – como habitualmente ocurre – y tras coronar rápidamente comí y bebí un poco y me lancé hacia abajo para huir de la niebla y entrar al calor del bosque otra vez. Es una zona en la que se puede correr y avanzar mucho, todavía con bastantes fuerzas. De nuevo paso por el avituallamiento de Lizartxipi (km 19) y se encara la empinada subida a Zotalar (1262 m). 700 m, con 150 m de desnivel, es decir una rampa al 20% de pendiente que se hace dura dura.

nx-166
Comenzando el descenso del Adi cazado por Mundutik Begietara

Tras coronar Zotalar, la carrera se estiro bastante y compartí carrera solo con un par de corredores. Pasamos por una zona muy corrible si se va con fuerzas o para comer y relajarse si ya empiezan a pasar factura los km. Pero antes de llegar al segundo paso por el avituallamiento de Gurrutxaga hay un repecho “no puntuable” de medio km exigente donde seguí avanzando algún puesto.

A partir de aquí, encontramos terreno favorable y tras pasar Gurrutxaga en el km 24 comienza una zona de bajada muy revirada, con raíces, rocas muy entretenida donde se puede apretar para rascarle tiempo al crono. Sin embargo hay que medir bien, parece que ya esta “todo hecho” y aún quedan 10  km hasta meta y hay bastante gente que se suele quedar sin gasolina.

ca1e16ba-d1c8-4d74-8fd2-12f416cd5bf6
Avituallamiento final en Gurrutxaga

Este año en los últimos km hubo un cambio – acertado en mi opinión y muy bonito – y bajamos el mismo camino que subimos en los primeros compases de la carrera. El terreno seguía embarrado y aproveche para apretar en la bajada algo más técnica, ya que con más de 3 horas de carrera las zonas llanas y la subida me costaba más. Y en el km 30 llega, para mí, la gran emboscada: una subida muy tendida de 1 km que a esas alturas se me hizo eterna. Ideal para recortar distancias y buscar un buen tiempo si se va con fuerzas pero criminal si ya se va “al límite”.

Para acabar, la bajada hacia Saigots (un abrazo a los vecinos que siempre sacan una mesa con agua y algo de comida) donde volví a poner un punto más aprovechando el terreno y el paso por la última recta de 1’5 km que conecta Saigots y Zubiri en busca de la meta.

Finalmente 34’2 km, 1890 + y 4h 15′ compartiendo momentos y disfrutando por el monte.

ESKERRIK ASKO!

Como siempre, ambientazo y un placer participar en esta carrera una vez más. Zorionak a la organización y voluntarios, un 10 ya que sin ellos esto no funcionaría. Los corredores otro 10, un gustazo compartir conversaciones con gente amiga y otros desconocidos e intercambiar ánimos para superar las dificultades. A la gente que va al monte a animar, familias, amigos… otro 10, ¡cómo se agradecen esos chillos en la cima del Adi y los aplausos de la meta!

Si todo va bien y se puede, espero volver a Zubiri en 2020.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s