La última de 2018… ¡Anayet!

De madrugada dejamos atrás las nieblas de Iruñerria cuando nos situamos sobre el alto de Loiti, dirección Formigal con la intención de pisar nieve y la cima del Anayet. Y estas vistas del precioso amanecer -la foto no hace justicia a la realidad- que vimos.

Amanecer
Amanecer desde la carretera en la sierra de Leyre

Esta vez, salimos más tarde. A las 10:00 nos poníamos en marcha, con el inconveniente de tener que dejar el coche en el parking de Anayet (1615 m), lo que suponía andar 2 km hasta la estación de esquí de Anayet (1785 m), con sus respectivos 2 km de vuelta. Una vez en la estación, nos dirigimos al Barranco de Culivillas, situado entre la Punta de la Garganta a la derecha y el Pico Culivillas a la izquierda. Progresamos por la GR 11 y nos ponemos los crampones prácticamente desde abajo. La subida es fatigosa puesto que al llevar los crampones tratamos de buscar la mejor zona para ir ganando metros por la nieve. El ritmo es bueno y la temperatura no puede ser mejor.

Poco a poco vamos ganado metros y llegamos a los Llanos de Anayet (2227 m) donde se encuentran los ibones de Anayet, cuya superficie se encontraba congelada. Al sol, paramos y poco antes de mediodía hacemos el hamaiketako, imprescindible. Desde aquí, divisamos ya la canal que nos dará acceso al collado Rojo.

fullsizeoutput_5b92
Canal de acceso al collado Rojo

En la canal la pendiente se va inclinando y salimos al collado Rojo (2414 m). El color pardo-rojizo de la roca compone un paisaje muy característico. Desde el collado, a la derecha tenemos el Pico Anayet y a la izquierda el Vértice del Anayet, también conocido como Punta O Garmo.

En primer lugar, nos dirigimos al Pico que encontramos con poca nieve, pasos en mixto… pasamos por una zona de placas hacia la derecha equipada con una cadena que cruza una terraza en diagonal para situarnos en una chimenea en la vertiente SE, con roca más suelta y desequipada que nos conduce a la cumbre del Pico Anayet (2574 m). Descendemos por la misma vía y nos situamos de nuevo en el collado Rojo, donde ya quitamos los crampones. Justo enfrente del Pico Anayet se encuentra el Vértice, nuestro siguiente objetivo. Es empinado pero no presenta gran dificultad, apenas tiene nieve. Se asciende a la cima del Vértice del Anayet (2555 m) prácticamente en línea recta.

De nuevo bajamos al collado Rojo y de ahí volvemos tras nuestros pasos por el Barranco de Culivillas, ya sin crampones y a muy buen ritmo,  siguiendo las marcas de la GR 11 que nos devolverán a la estación de esquí de Anayet y descendiendo por la carretera al  llegamos al parking.

Así, cerramos el Pirineo en este 2018, con muchas ganas de seguir haciendo cosas interesantes y de disfrutar de la naturaleza y la montaña en 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s