Toma de contacto con los Alpes

Hace un tiempo surgió la posibilidad de estar de vacaciones en Chamonix con la familia Pérez y su cuadrilla.

Desde que salió el plan, Xabi y yo teníamos en mente un objetivo ambicioso: subir el Mont Blanc por la ruta de los Cuatromiles y bajar por Gouter, por lo que se considera la vía normal. Eso conlleva hacer el camino completo con todo el material (tienda, saco…).

Tras llegar a Chamonix el sábado 4 de Agosto y consultar la meteo decidimos que los mejores días para hacer nuestra intentona serían el 5 y 6 de Agosto. El plan era el siguiente: el primer día subiríamos al Mont Blanc de Tacul para aclimatarnos y al siguiente ascender al Mont Blanc.

El sábado por la tarde preparamos todo: material, ropa, comida, GPS… Repasamos la técnica de encondarmiento glaciar, el rescate en grietas, etc. Dejamos todo listo y salimos a las 6:15 de la mañana dirección Chamonix para coger el teleférico hasta la Aiguille du Midi.

Preparados en el chalet de Chamonix
Preparados en el chalet de Chamonix

A las 7:30 de la mañana, ya estábamos preparados con todo para salir en dirección al Vallée Blanche, donde montamos la tienda, justo al pie del Refugio de los Cósmicos. Seguidamente, nos fuimos para arriba y empezamos la ascensión al Mont Blanc de Tacul.

img_1758.jpg
La tienda en la explanada del Vallée Blanche

A pesar de llevar un rato con el sol pegando, la nieve aguantaba en buenas condiciones, pero el calor se hacía notar y combinado con la fuerte pendiente y la altura hicieron la subida dura pero llevable. Xabi iba sobrado, pero yo arrastraba desde casa un resfriado que me dificultaba la ascensión. En unas 2 horas y media, nos habíamos plantado en la cima, tras una trepada interesante.

A la 13 estábamos en el Refugio de los Cósmicos tomando una Coca Cola y una Orangina, el Kas Naranja de aquí, porque el calor apretaba de lo lindo. Un par de horas después nos metimos a la tienda a echar la siesta y poco a poco nos fuimos poniendo ropa. A las 18:00 tras cenar un bocadillito, volvimos a meternos en el saco y a dormir, ya que a las 12 de la noche nos levantamos para iniciar la ascensión al Mont Blanc.

Desde el principio yo no me encontraba bien. Durante la tarde anterior y la noche había tomado Ventolín para el resfriado pero la cosa no mejoraba. Ya ascendiendo por la ruta del Tacul notaba sofocos y cada vez me costaba más avanzar. Tras pasar los primeros seracs tomamos la decisión de dar marcha atrás y descender. Sinceramente, con ese ritmo y esas condiciones no íbamos a ningún lado y, además, yo no iba a disfrutar del monte, por lo que la decisión era más que correcta. Bajamos, nos metimos al saco y vimos amanecer.

A la mañana nos juntamos con el resto de la cuadrilla, visitamos la Aiguille du Midi y bajamos desde Plan de l’Aiguille hasta la Mer de Glace, dando un paseo, bien a gusto. Todavía quedan días en Chamonix, lugares que visitar y planes interesantes que hacer.

0382486e-81ec-44a4-9b89-f74f3924b98c.JPG

Ahora a recuperar, salud y más montañas!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s